Cine

 


 

Inserta tu Curriculum

Trabajo

Bolsa  

Chat   

Foros  

Zona de Empresa


SECCIONES
SECCIONES
 Noticias
Reportajes
Trabajo
 Bolsa
Quiosco.
El Tiempo
Listín Telefónico
Carreteras
Motor
Horóscopo
OCIO
Alpinismo
Canoekayak
Humor
Zona Sansu
Salvapantallas
Corazón
Chats
Novela
Juegos
Buscador MP3
Suerte
Cine
Televisión
Personajes
 

 

EL COCHE DE LA SEMANA

Galería de coches>>

coche6.jpg (9498 bytes)

Uno de los coches más originales de los últimos años. La fuerza del frontal, la cintura alta de las puertas y las grandes llantas proporcionan una belleza poderosa. Y con el techo metálico es un espectacular cupé.

LEXUS SC 430 : sensualidad oriental

Dos coches en uno: cupé y descapotable. Y la máxima calidad, lujo y poder de distinción con las últimas tecnologías.

El Lexus SC 430 es un modelo de ensueño que seduce a primera vista y se anticipa al futuro: línea elegante y sensual, motor rápido y potente, y un silencio y suavidad tan sorprendentes como el equipamiento de serie, que incluye todo lo imaginable. Un capricho sólo para privilegiados.

El SC 430 es la joya de Lexus, el escaparate de su calidad. Toyota quería que el primer descapotable de su marca de prestigio fuera el mejor del mundo. Y parece que lo ha conseguido, al menos mientras llega el nuevo Mercedes SL.

Este deportivo elitista tiene como objetivo potenciar la imagen de Lexus, sobre todo en Estados Unidos, su principal mercado. Está previsto fabricar 18.000 unidades al año, aunque sólo 1.500 llegarán a Europa y 70 a España, la mayoría ya adjudicadas.

Cupé y descapotable

El modelo japonés es un deportivo muy completo: cumple como cupé de lujo y se transforma en 25 segundos en un descapotable exclusivo con sólo pulsar un botón. La línea es tan elegante como original y combina rasgos clásicos y modernos: según Lexus, se inspira en el lujo y estilo de vida de la Riviera francesa.

Destaca por su aspecto poderoso y quizás un poco pesado en la vista lateral, sobre todo cuando va cerrado: la cintura tan alta de la chapa contrasta con las pequeñas ventanillas. Pero su espectacular frontal y los llamativos faros de xenón recuerdan a Mercedes. El techo duro se integra muy bien en la carrocería y hace que no parezca un descapotable. Y las formas musculosas de la zaga impactan por su deportividad. Así, el conjunto presenta una imagen distinguida y con mucha clase que conquista por su personalidad. Además, no sacrifica la aerodinámica, que es muy eficiente (CX:0,29).

El diseño interior es más convencional, pero refleja el esfuerzo por conseguir el máximo confort. Está tan bien aislado que apenas se oye la mecánica, el techo ajusta sin el menor ruido y las suspensiones filtran muy bien. Combina lujo y calidad para crear un ambiente armónico y acogedor. Y aunque utiliza los materiales más selectos, tanto en los detalles de madera y piel como en los plásticos, no es ostentoso. El salpicadero, la instrumentación, la consola central, el volante... transmiten calidad y poder de distinción sin recargar el estilo interior.

Pero el nuevo Lexus no sacrifica el sentido práctico y a pesar de las apariencias externas es bastante amplio por dentro. Las plazas delanteras son grandes y cómodas. Y atrás cuenta con dos pequeños asientos para niños, aunque pueden sacar de cualquier apuro. En cambio el maletero es muy justo, pero sirve para el equipaje de fin de semana de dos personas.

Todos los caprichos de serie

Aparte de su impecable calidad de acabado, este coche marca la diferencia por su impresionante equipo de serie. Es caro, 13.550.000 pesetas, pero lo justifica mucho más que otros rivales. Incluye todo lo habitual: cuatro airbags, ABS, control de estabilidad VSC (el ESP de Toyota) y el techo de aluminio con accionamiento eléctrico, que se oculta en el maletero. Y añade una serie de maravillas tecnólogicas de máxima calidad para no echar nada en falta: navegador con DVD y pantalla táctil, un impecable equipo de música Mark Levinson con radiocasete, cargador de seis CD y nueve altavoces que convierten el interior en un auditorio; sistema de climatización independiente que se autorregula con unos sensores según la posición del sol o si el coche va abierto o cerrado; control de presión de ruedas con neumáticos antipinchazos (pueden rodar 180 kilómetros pinchados); cristales que repelen el agua y faros de xenón con encendido y nivelación automática. Un escaparate tecnológico que adelanta el futuro.

Seis años de garantía

El SC 430 completa su propuesta con un potente y refinado motor 4.3 V8 32v. de 286 CV y demuestra la confianza de su fabricante con una garantía de seis años que incluye mantenimiento gratuito los tres primeros, recogida a domicilio con coche de reposición en las revisiones y hasta descuentos en 160 campos de golf y 80 hoteles exclusivos.

Conclusión

El Lexus SC 430 es un coche de ensueño pensado para viajar en Gran Clase. Tiene un precio inaccesible, pero lo justifica con sus contenidos. Reúne las virtudes de los cupés más exclusivos: imagen, elegancia, calidad, confort y prestaciones. Y añade el encanto de los descapotables y todos los caprichos y accesorios tecnológicos imaginables.

PRECIO ALTO PERO JUSTIFICADO

A pesar de lo que cuesta, el SC 430 es el descapotable exclusivo más asequible y con la mejor relación precio/equipamiento. Cuesta un millón menos que el Jaguar XK8 y viene más equipado. Y las diferencias con los BMW Z8, Mercedes SL y Porsche 911 son abismales. El Lexus aporta una línea con clase, un interior muy cuidado, un equipamiento completísimo y un techo duro practicable mucho más práctico que las capotas de lona de sus rivales. No tiene las prestaciones y deportividad de los Z8 y Porsche 911, pero es más cómodo.

CUIDADO HASTA EL ÚLTIMO DETALLE

El SC 430 es casi tan atractivo por dentro como por fuera. El estilo interior combina bien con la línea: diseño lujoso, maderas nobles y cueros de calidad, pero sin caer en la ostentación. El techo metálico se quita en 25 segundos pulsando un botón y permite viajar descubierto sin despeinarse. Pero cuando va cerrado es un auténtico cupé y a pesar de la poca altura de las ventanillas tiene un interior bastante amplio.La zaga es la parte más deportiva e incluye un discreto alerón. Pero el maletero es pequeño porque lleva una bandeja que separa el espacio para guardar el techo. El navegador con DVD y pantalla táctil orientable va sobre la consola central. Las plazas traseras son muy pequeñas, pero sirven para niños y resultan muy prácticas en caso de apuro.

AL VOLANTE

Transmite calidad

El Lexus SC 430 es a todos los efectos un cupé muy logrado, y salvo que se avise al pasajero, casi nadie adivinaría que se trata también de un descapotable. No sólo no presenta sus defectos habituales: ruidos, chirridos, ajustes mejorables..., sino que tiene la calidad de conducción y el tacto de los mejores coches.

Su refinamiento impresiona desde el principio, pero lo que más sorprende es la suavidad y silencio interior. Y no sólo en ciudad y carretera, sino incluso viajando a ritmos altos. Además, mantiene el confort cuando se descapota: permite hablar sin subir el tono, protege de las turbulencias y ni siquiera despeina.

Vale para todos los días

El SC 430 es un coche exclusivo, pero acepta bien el uso diario. Su tacto exquisito permite circular con agilidad en ciudad y viajar con la máxima comodidad. El motor 4.3 V8 32v. (286 CV) busca también el confort y es tan suave que ni se oye al ralentí. Al acelerar no responde con un nervio espectacular, pero se lanza con rapidez, corre mucho y exige vigilar la velocidad: su silencio de marcha hace olvidar que siempre se va más deprisa de lo que parece. Además, los consumos son muy bajos para su cilindrada: apenas 10 litros en conducción suave y entre 13 y 14 viajando rápido. Y sólo llega a 16 en ciudad si se apuran las marchas.

El cambio automático desentona

Lo único que desentona es el cambio automático. Tiene cinco marchas y es muy suave, pero no está al nivel de los secuenciales, algunos accionables desde el volante. Y sobre todo es lento cuando se necesita reducir con rapidez para adelantar...

Por lo demás, tiene una buena estabilidad y un comportamiento dinámico que da confianza. Prima ante todo la comodidad, pero cuenta con los dispositivos más avanzados para reforzar la seguridad desde el ABS al VSC, el control de estabilidad de Toyota, que emite un pitido cuando actúa para que el conductor sepa que ha hecho algo mal. Viaja siempre con aplomo y confort, pero muestra sus mejores virtudes en carreteras amplias y autopistas: tiene una dirección muy precisa, se conduce con dos dedos y da una gran sensación de solidez. Sólo se nota que es un descapotable en pisos muy bacheados, pero más por el perfil ultrabajo (40) de los neumáticos que por la rigidez de la carrocería. Un descapotable muy logrado.

Galería de coches>>

<< atrás

 

¿Quiénes somos? | Trabajo | Zona Empresa

© 2000 Silicia Comunicación, S.A.

 

SiteMeter